Quién le atiende - Alejandra Liliana Tavío Aguilar

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Quién le atiende

Soy licenciada en Psicología por la Universidad de La Laguna (Tenerife) con 25 años de experiencia profesional en diversos campos competenciales: empleo, formación, psicología ambiental, género y dedicada en estos últimos 7 años, al campo de la clínica y la prevención de la violencia de género, de manera exclusiva, tanto en el ámbito privado como público.
Me presento con la definición que muchas de las personas que vienen a mi consulta, me identifican: "una psicóloga atípica" y ello tal vez se deba a que doy cabida en mi quehacer terapéutico a todas las herramientas habidas en mi conocimiento que puedan ser útiles para  aliviar, mejorar o reconducir la situaciones problemáticas con las que se acercan a mi consulta. Por lo tanto no me posiciono frente a una corriente ideológica determinada subyacente a los diversos tratamientos con que cuenta la Psicología genéricamente en su haber, si no que rescato de cada uno de ellos, lo que puede llegar a ser beneficioso para la persona que ha depositado la confianza de mejorar su manera de estar en esta vida en mis manos, en ese justo momento.
Igualmente mantengo una máxima que dejo bien clara cuando inicio la andadura de transitar por los caminos alternativos de las vidas de estas personas, y es que mi papel en este viaje, será como acompañante, pero yo seré sencillamente "el espejo", en el que cada momento refleje y ayude a exteriorizar la respuesta y la solución que normalmente la persona trae consigo pero que diversas circunstancias de la vida no les dejan ver con claridad, impidiéndole tomar decisiones que previamente ya han tomado, pero que aún no sabían que lo habían hecho.
Tengo en cuenta todas las variables que pueden llegar a interferir positiva o negativamente sobre la conducta de una persona, desde los antecedentes familiares antes de su nacimiento, la familia educadora, la familia actual, la etapa de la infancia, la adolescencia, etapa académica, ámbito laboral, entorno social y su capacidad para relacionarse satisfactoriamente en el mismo, hechos aislados vividos de manera traumática y sin relación aparente con el problema actual, analizando de paso las fortalezas que todas las personas poseemos para hacer frente o no a las adversidades; deseos truncados y sobre todo la capacidad de identificar y expresar emociones que ha desarrollado la persona a lo largo de su vida, los bloqueos emocionales inhabilitan socialmente a la mayoría de las personas.
Sea fácil o no de admitir, la sociedad en la que nos encontramos inmers@s, tatúa a fuego los condicionantes del género, estableciendo obligaciones propias de uno u otro sexo, en función de lo integrado que tengamos este tipo de mandatos en el inconsciente de cada un@ de nosotr@s, de donde la  mayoría de las veces derivan muchos conflictos en la vida adulta, sobre todo cuando uno/a no se adecua a los patrones o roles esperados a su condición de género. Esta perspectiva es tenida muy en cuenta en mi labor terapéutica en cada momento.
Mi filosofía acerca de la vida, me facilita observar la relatividad de las situaciones, de los estados y de los rasgos de personalidad que marcan unas vidas con respecto a otras, nada es bueno o es malo, nada "debe" o "no debe" ser, ES, y todo en nuestras vidas tiene la importancia que nosotr@s le demos.
Potenciar en las personas la capacidad de discernir sobre sus creencias distinguiendo las que le son propias de las impuestas y que entran en conflicto consigo mismas, es uno de los objetivos terapéuticos que suelen aparecer a lo largo de esta travesía compartida.
Para mi no solo es un honor que me concede la persona que llega hasta mi, si no una gran responsabilidad responder a la confianza que ha depositado en mi capacidad de ayuda, de manera que cuando algún proceso terapéutico se haya atascado, mi honestidad me lleva a derivar a las personas a otros/as terapeutas que pueda responder a sus necesidades, ya que estimo que de la misma manera no todas las terapias proceden para todos los casos, no tod@s los psicólog@s terapeutas somos válidos para empatizar con todo el espectro de personalidades que coincidimos en este mundo. Así que si tras esta breve o extensa presentación de mi persona, crees que sintonizamos en las mismas frecuencias y puedo echarte esa mano y ser "tu espejo" temporalmente como acompañante de tu travesía, t
e espero.


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal